Las brigadas tratan 2.600 pinos para frenar la plaga de procesionaria en los jardines

Las brigadas tratan 2.600 pinos para frenar la plaga de procesionaria en los jardines

La campaña incluye la retirada de los ‘bolsones’ de orugas de las ramas con la ayuda de una cesta elevadora

Unos 2.600 pinos repartidos por los espacios públicos de la ciudad y las pedanías están recibiendo tratamiento por parte del servicio municipal de Parques y Jardines con el fin de contener la plaga de procesionaria, que esta temporada está siendo especialmente dañina en la Región.

Para evitar que haya cualquier peligro en las zonas verdes, el Ayuntamiento cuenta con una treintena de jardineros que vigilan e inspeccionan los árboles para controlar la presencia de este insecto. A ellos se suman dos equipos de fitosanitarios encargados de la labores de fumigación.

Con este control anual, sobre todo en los meses de octubre y noviembre, se alcanza un 90% de efectividad, según informa el Ayuntamiento. Para continuar la labor de prevención y alerta ante la oruga de la procesionaria, tanto al final del invierno como ahora, a principios de la primavera, se eliminan los llamados ‘bolsones’ de forma manual, con un profesional especialista y una cesta elevadora con el fin de alcanzar las ramas más altas.

Entre los lugares donde se ha actuado más contra este insecto se encuentran el barrio de La Flota con 172 pinos, Santa María de Gracia con 152 árboles, el Infante Juan Manuel con más de 150 y Espinardo con 145, según un balance hecho público por el Consistorio. La misma intervención se lleva a cabo en pedanías como Lobosillo, La Alberca, Los Ramos y Algezares, entre otras. Además, cabe destacar las actuaciones de retirada de ‘bolsones’ de procesionaria de forma manual en Torreagüera, Santo Ángel, Alquerías, Beniaján y Los Garres.

Desde la Concejalía de Calidad Urbana se recuerda que, en caso de ver alguna oruga de la procesionaria, no se debe pisar ni tocar bajo ningún concepto, ya que si se pisa se pueden pasar a la planta del pie los más de medio millón de pelos que tiene este animal y que originan problemas tanto en la piel como en las vías respiratorias.

Miles de pelos urticanes

La procesionaria es la plaga más importante de los pinares del Mediterráneo. Aunque no se conozca mucho, realmente las orugas no pican directamente a los humanos o animales, el peligro de este animal son su medio millón de pelos urticantes. El mayor problema radica en aquellas pedanías que tienen cerca zonas forestales como Algezares, Beniaján, Alquerías, Torreagüera, Los Garres, Santo Ángel y La Alberca. En estos lugares se reduce la efectividad de estos tratamientos ya que existe mucha «contaminación» de procesionaria, pasando a los pinos de estas pedanías.

La Consejería de Medio Ambiente, por su parte, lleva a cabo una campaña en las masas de su propiedad. Las labores de fumigación y tala también se centran en la lucha contra el perforador, un insecto que puede llegar a secar los árboles. La sequía y las plagas están causando graves daños en el arbolado. En Murcia, las zonas más afectadas se localizan en El Valle y Coto Cuadros.

Fuente: laverdad.es

happy wheel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>